Juegos de Rio 2016: 7 consejos útiles

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on LinkedIn0Share on StumbleUpon4

Todo está a punto para una de las citas deportivas más importantes del año. Del 5 al 21 de agosto tendrán lugar los Juegos Olímpicos de Río 2016, un encuentro protagonizado por la competición deportiva internacional que atrae a millones de curiosos y turistas allá donde se celebra. No cabe duda de que el de este año es un entorno privilegiado y que los Juegos Olímpicos se convierten en una excusa extra para regalarse un viaje a Brasil en pleno verano.

Si eres uno de los afortunados que asistirá al tan esperado evento, quizá te conviene conocer algunos consejillos que te pueden ser útiles a la hora de preparar tu viaje a Rio de Janeiro.

rio janeiro

  1. Alojamiento bien ubicado

Si no queremos destrozarnos los pies con caminatas arriba y abajo, es fundamental que nuestro campo base esté situado en el centro de la ciudad o, por lo menos, con buenas comunicaciones para poder desplazarnos fácilmente. Copacabana, al sur del centro, bordeada por la Avenida Atlántica, es, sin duda, el barrio más recomendable para el viajero principiante, básicamente porque lo tiene todo al alcance, está bien conectada y porque la oferta gastronómica y turística es infinita. No obstante, Ipanema y Leblon son también barrios muy atractivos para los viajeros, por su tranquilidad, elegancia y ambiente agradable. Y si lo que se quiere es pasar unos días de playa, relax y compras, Barra da Tijuca es la zona ideal, repleta de playas de agua cristalina y centros comerciales

VER APARTAMENTOS EN RIO
  1. Aire acondicionado

Si vas a viajar a Brasil en agosto, no olvides dos cosas: es Brasil y es agosto. Esto significa que ya puedes ir liberando tu maleta de prácticamente todo, ya que sólo vas a necesitar un pantalón corto, bañador y camiseta. El calor puede ser agobiante en Rio de Janeiro, por lo que es importante que elijas un alojamiento equipado con un buen sistema de ventilación o aire acondicionado. De lo contrario, puede que termines derritiéndote en cualquier momento.

2. Tu kit de supervivencia básico

Ahora que has vaciado tu maleta de ropa innecesaria, ya tienes espacio para meter lo que sí es realmente imprescindible: crema de protección solar alta, repelente de mosquitos, un sombrero o gorra, gafas de sol, fotocopia del pasaporte y calzado cómodo.

3. Muévete en transporte público

Rio de Janeiro es una ciudad cada vez más moderna, y obviamente los Juegos Olímpicos 2016 están contribuyendo a su modernización de un modo más intenso, por lo que el transporte está bien organizado y, en general, todas las atracciones turísticas están muy bien comunicadas. Existe un servicio de metro, con dos líneas que conectan el norte con el sur de la ciudad, para el que se necesita un billete único (R$3,70) y en el que se viaja cómodamente en vagones con aire acondicionado.

También se puede viajar en autobús por R$3,80, con líneas que conectan el centro histórico con la Zona Sur.

Los taxis son otra opción para desplazarse por Rio de Janeiro. Pintados de amarillo, suelen ser modernos y seguros, ya que todos ellos disponen de un taxímetro que impide confundir al viajero con los precios.

4. Evita aglomeraciones

No te vamos a engañar: si viajas a Rio en agosto de 2016, solo no vas estar. Se prevé que más de medio millón de turistas extranjeros se acerquen a la Ciudad Maravillosa con motivo de los Juegos Olímpicos 2016, así que es más que probable que te encuentres con algún que otro paisano recorriendo las playas de Copacabana o visitando al Cristo Redentor. Además del agobio, las aglomeraciones de gente son el escenario perfecto para carteristas veloces que aprovecharán cualquier despiste.

No hay una fórmula mágica para hacer desaparecer a la gente, pero sí un buen consejo: madruga. Si quieres evitarte algunas horas de espera y agobio, olvida el mojito de la noche y acuéstate pronto. Lo agradecerás.

5. No te dejes nada en el plato

Latinoamérica entera es reconocida por su suculenta gastronomía. Brasil es otro de esos lugares que tu paladar recordará por mucho tiempo. La mezcla de ingredientes de origen africano y portugués da lugar a creaciones únicas con sabores intensos.

El plato típico de Rio de Janeiro es la feijoada carioca,  que consiste en un guiso de aluvias negras, carne de cerdo, chorizo, arroz, hojas de couve y naranja. Los churrascos (carne a la parrilla) también son habituales en la cocina brasileña, así como los acarajé, una especie de bocadillo de gambas frito, la pamoña, la vatapá o la moqueca. Hay que probarlos todos.

6. Déjate llevar por la alegría carioca

Ahora sí, ya que te has levantado a las 6 de la mañana, has visitado al Cristo, el Pão de Açúcar y el estadio Maracaná, te mereces un buen premio para cerrar la jornada: acércate a alguno de los clubes repartidos por  y descubre el electro-samba, el bossa-jazz o música tradicional carioca en directo mientras saboreas una caipirinha auténtica .

No en vano, Rio de Janeiro es famosa por tener la vida nocturna más activa en América del Sur. ¡Así que practica la samba du Janeiro!

caipirinha

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on LinkedIn0Share on StumbleUpon4

Comentarios

comments