Propinas: Todo lo que debes saber cuando viajas

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on LinkedIn0Share on StumbleUpon0

propinas

Dime donde viajas y te diré qué propina tienes que dejar para evitar situaciones incómodas. Cuando salimos al extranjero, en muchas ocasiones no sabemos si es obligatorio, cuánto dinero debemos dar, no sabemos si es de buena educación dejarlo encima de la mesa, y tampoco si el que la recibe se puede ofender. ¡Hay que viajar más!

Países que dicen “no” a las propinas

Japón: Hay países en los que las propinas no están bien vistas. En el caso del país nipón ser educado puede ser contraproducente. No cometas el error de dejar propina allí porque los camareros se lo pueden tomar muy mal. Es casi una ofensa para ellos. Mi consejo, si te ha gustado la comida y el servicio, es que no te vayas sin dar las “gracias”.

Singapur: Aunque no ocurre en todos los países asiáticos, en Singapur la propina llegó a estar prohibida por ley. Hasta hace un tiempo estaba mal visto y penado recibir dinero por servir a alguien y ahora – quizá por la influencia occidental y la llegada masiva de turistas-se va normalizando y las aceptan en los grandes hoteles de cadenas internacionales. En la calle, yo no me arriesgaría por si acaso.

China: En el gigante asiático las propinas, no sólo no son necesarias, sino que pueden suponer una ofensa para el trabajador. Es como el mundo al revés. En vez de sentirse halagados, los camareros que la reciben pueden sentirse insultados e infravalorados y es muy probable incluso que te persigan por la calle para devolverte el dinero.  En China pagas el servicio y te vas. Lo demás sobra.

Paraguay: La mala fama de las propinas no sólo reside en Asia. En Paraguay existe incluso una guía titulada “Tips on tipping” que advierte a los viajeros que dejar propina tiene una connotación negativa e incluso podría llegar a considerarse como un chantaje o soborno al trabajador. De hecho son ellos los que te avisarán de que no debes dejar ni una moneda extra.

Propinas obligatorias y por ley

Grecia: No es voluntario dejarla en los restaurantes griegos, sino que es obligatorio. Las propinas en este país están fijadas e incluidas en la cuenta por ley. Hace unos años se fijaron en el 15% de lo que te comes. Y si decides dejar más del 15% de la factura porque te han dado un buen servicio, será bien recibido. Para los camareros allí es un halago.

Francia: En todos los restaurantes del país galo suele estar incluida la propina sí o sí. Aquí no hay duda. La cuenta se completa con un 10% extra que aparece siempre especificado en un epígrafe de “servicio incluido”. Es así y todo el mundo –sean autóctonos o turistas- lo entienden y lo respetan.

EEUU: Es una norma dejar propina, teniendo en cuenta que allí las propinas completan el sueldo de los camareros. Los trabajadores cuentan con ella para llegar a fin de mes y se las ganan dándote conversación, siempre con una sonrisa de oreja a oreja y muy buenos modales. Al final de la comida os la van a “sugerir” por escrito en la cuenta: entre un 15% y un 20% del total.

No hay obligación, pero las propinas son bien recibidas

Cuba: Ha pasado de estar prohibida por el régimen a ser una especie de norma en el caso de los turistas. Hablamos de un 10%.Todos esperan su propina. No sólo los camareros, sino también los taxistas, los botones de los hoteles, los que ofrecen a aparcarte el coche, etc. Si no la dejas, te la pedirán. E incluso podrían hacer que te ruborices.

México: Aunque no está regulado por ley, los camareros esperan siempre su propina después de un servicio. Si prefieres no dejarla, no pasa nada porque existe una la Ley Federal de Protección al Consumidor (LFPC) que te protege en este sentido.

Hungría: Atención a los viajeros. En Hungría debes saber que la propina nunca se debe dejar sobre la mesa, hay que dársela al camarero. De ser así, se pueden ofender y mirarte con mala cara. De hecho para eso es mejor no dejarla. El cálculo ideal está entre el 10 y el 15% del total.

Alemania: Tampoco se debe dejar la propina encima de la mesa, sino que existe una regla no escrita que dice que es preferible al camarero en mano. Mucha gente paga con un billete más grande para que se queden con el cambio. También es muy habitual en el país germano dejar la propina al pagar con tarjeta. Eso sí, siempre hay que especificarlo.

Twitter: @DianaRPretel

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on LinkedIn0Share on StumbleUpon0

Comentarios

comments