5 consejos para viajar en avión

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Share on StumbleUpon0

526245341_51dd3fea26_z

Comprueba cómo hacer el check-in en la web de la compañía aérea

, lo sabemos: es aburrido y si eres un poco como nosotros, nos imaginamos que no siempre sientes la urgencia (o el deseo) de ir a la página web de tu aerolínea para registrarte antes de la salida. Tener que hurgar en el buzón del correo electrónico para encontrar el e-mail de confirmación, tratar 10 veces de registrarse con antelación (antes de descubrir que solo puedes hacerlo en una fecha determinada). Finalmente lograr acceder a la página web, verificar las pequeñas casillas que no hay que tachar para evitar opciones adicionales, llamar a tu pareja al trabajo para preguntar la fecha de caducidad de su pasaporte y luchar con tu impresora que siempre elige el mejor momento para estropearse …. Ciertamente no es un placer, te lo aseguramos.

Pero este paso es importante, ya que evitará que te encuentres atascado en las colas del aeropuerto. No, no siempre puedes predecir si habrá una huelga de taxis, si tu despertador no sonará esa mañana o si Robert se olvidará de donde dejó las llaves del coche. Por lo que, créenos, ¡este tiempo ganado será muy valioso!

No hagas tus maletas en el último momento

Algunas compañías aéreas siguen siendo muy estrictas con las dimensiones autorizadas y el número de piezas de equipaje de mano que puedes llevar contigo. Así que si quieres evitar tener que dejar atrás tus productos de belleza favoritos porque tienen más de 100 mil, terminar con tu maleta atascada en el dispositivo que mide las dimensiones o tener que pagar una suma astronómica por los kilos de más en tu equipaje, verifica con anticipo el tamaño, peso y lo que puedes poner en tus maletas.

Lleva contigo lo necesario para no aburrirte

Tener algo para distraerse durante el viaje hace que sea mucho más corto y agradable. Si tienes una tablet u ordenador portátil podrás utilizarlos durante el vuelo (excepto durante el despegue y el aterrizaje para dispositivos de gran tamaño). Tienes que pensar en descargar algunas películas con antelación o algunos episodios de tu serie favorita (y no olvides los auriculares). Si prefieres leer, ten cuidado ya que los libros son, por lo general, lo que es más fácil de olvidar en la mesita de noche. Además, si vas a dormir durante el viaje, no olvides coger un cojín de viaje o apoyo para la cabeza, ya que no hay nada peor que despertarse con una distensión muscular debido a una mala postura durante el sueño.

Recuerda comer antes del vuelo

Se sabe, las comidas que se ofrecen a bordo no son siempre excelentes y para su defensa, no siempre es culpa de las aerolíneas.

Según un estudio publicado recientemente en el Journal of Experimental Psychology hay varios factores que afectan nuestro sentido del gusto. Dos investigadores de la Universidad de Cornell, en los EE.UU., encontraron que nuestra percepción de la dulzura disminuye en un ambiente ruidoso. Además, la apresuración de la cabina seca la cavidad nasal y explica por qué a menudo encontramos los alimentos consumidos en vuelo sosos y mediocres. Así que no tomes ningún riesgo, llévate tu propia merienda y cómetela antes de embarcar (a menos que prefieres ir directamente a las barras del aeropuerto, pero ten cuidado ya que, se sabe, sus precios no siempre son adecuados para el bolsillo).

Toma precauciones para no sufrir con los cambios de presión

El aire del avión es a menudo muy seco, así que hay que pensar en hidratarse. Puedes comprar una botella de agua después de pasar por el arco de seguridad o llevar una botella vacía y llenarla en una fuente del aeropuerto (pero no puedes beber el agua del baño del avión, no es potable). Como alternativa, también puedes pedir agua en cualquier momento al personal de a bordo. Además, considera la opción de traer chicles o pastillas para evitar que se te taponen los oídos. Y, por último, trae un pequeño tubo de crema para la cara o las manos (menos de 100 ml) para aliviar la sequedad de la piel.

Y nuestro pequeño último consejo: si en cualquier momento tu viaje empieza a parecer largo y fastidioso, ¡piensa en el destino 😉 !

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Share on StumbleUpon0

Comentarios

comments