GLOBAL SHORT RENTALS

Les Gens Que J'Aime, un romántico rincón en el corazón de Barcelona

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest19Share on LinkedIn0Share on StumbleUpon0

En la calle Valencia de Barcelona, cerca del Paseo de Gracia, puede encontrarse uno de los bares más originales de la ciudad, en un semisótano apenas señalizado. Se llama Les Gens Que J´Aime, y destaca por su estética modernista, sus sofás de terciopelo rojo y su música jazz y soul. Además, una simpática tarotista ofrece allí sus servicios…

Les Gens Que Jaime

Barcelona está repleta de locales que se salen de lo corriente por un motivo u otro: sitios con un encanto especial sea por lo original de su decoración, las actividades que allí se realizan, sus bebidas, su música… O por todos estos factores a la vez, como en el caso del local del que os quería hablar hoy: un extraño pub de la calle Valencia llamado Les Gens Que J’Aime (es decir, “La Gente Que Quiero”).

Descubrí este bar de precioso nombre casi por azar, paseando sin rumbo en una tarde soleada de verano por el Eixample barcelonés. Casualmente me fijé en unas lámparas blancas esféricas, situadas casi en el suelo, que señalaban la presencia de un local en un semisótano. Una placa metálica plateada y unas escaleras de entrada me confirmaron que allí había efectivamente un bar, así que la curiosidad me llevó adentro.

Al descender las escaleras tuve que detenerme unos momentos para que mis ojos se habituaran a la agradable y fresca penumbra de Les Gens que J’aime… Miré a mi alrededor sorprendido por la ambientación de estilo bohemio y modernista: sofás isabelinos de terciopelo rojo, decenas de cuadros y fotografías antiguas, lámparas de época… Más tarde me enteré de que el local no ha variado en absoluto esta decoración desde su apertura en 1967, cuando representó un soplo de aire fresco en la Barcelona del tardofranquismo.

Me acomodé en uno de los blandos sofás, lamentando sinceramente estar solo en ese momento: el ambiente íntimo del bar pide a gritos ir acompañado de alguien a quien susurrarle cosas bonitas al oído. Un vistazo a la carta me confirmó que el local tenía estilo: una completa mezcla de cócteles de siempre como el Dry Martini o el Manhattan acompañando a los más caribeños mojitos o caipirinhas… Además de una completa selección de cervezas, algunas de ellas de importación y relativamente difíciles de encontrar. Los precios no eran baratos pero tampoco desorbitados… La música me resultó también agradable: estaban poniendo jazz la primera vez que entré, pero en otras ocasiones he tenido ocasión de oír allí blues, soul o algo de música chill-out a horas más avanzadas… Siempre a un volumen suave que no impida la conversación.

Me fijé entonces en una mesita cubierta con una tela de tafetán rojo y apartada discretamente en una esquina oscura… Me acerqué y vi que allí una mujer de mediana edad mezclaba una baraja de cartas del Tarot. Más tarde me enteraría de que es una habitual del local, donde lee el futuro a los clientes que lo deseen… Inmediatamente le pedí que me echara las cartas, y aunque entenderéis que no entre en detalles, sí puedo comentar que sus predicciones fueron más que acertadas en muchos de sus puntos.

Todas mis visitas a Les Gens Que J’Aime han sido siempre muy agradables, así que no puedo más que recomendaros de corazón que alquiléis apartamentos en Barcelona y os acerquéis, preferiblemente en buena compañía, a este íntimo rincón modernista en pleno corazón del Eixample…

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest19Share on LinkedIn0Share on StumbleUpon0

Comentarios

comments